GM Blog

6 de enero de 2010    Post #813
Historia registrada

El ritmo informativo en tiempo real es tenaz. El hecho se produce y ya es noticia gracias a las redes sociales. En Argentina tres hechos noticiosos marcaron el ritmo informativo de todos los medios del país. Los diarios impresos y la historia del segundo día. La muerte de un personaje público que toca determinadas fibras […]

El ritmo informativo en tiempo real es tenaz. El hecho se produce y ya es noticia gracias a las redes sociales. En Argentina tres hechos noticiosos marcaron el ritmo informativo de todos los medios del país. Los diarios impresos y la historia del segundo día.


La muerte de un personaje público que toca determinadas fibras de las audiencias y cuya proyección trasciende las fronteras, es el detonador fulminante para ver en vivo y en directo como el denominado asalto de las audiencias o los ciudadanos a los medios se hace realidad. Es la chispa que enciende la pradera. Las redes sociales con Twitter y Facebook a la cabeza hacen el resto. Del hecho a la noticia no media ni siquiera un segundo.

Decretemos la primera muerte informativa: la de la noticia caliente. Seguir hablando hoy en esos términos conceptuales propios ya no de la era industrial de las rotativas, sino de la era pre industrial de los tipos móviles, es un sin sentido de dimensiones oceánicas cuando la noticia se produce a la tarde de hoy, se multiplica en miles de reacciones por múltiplos medios en un segundo y los diarios impresos la publican al otro día -y con mucha suerte – a 12 horas de distancia del hecho. ¿Qué es, en este contexto, una noticia caliente?

En Argentina la muerte de Ricardo Alfonsín, luego de la voz de américa de la Negra Sosa y ahora del mitológico Sandro hicieron que el flujo informativo tomara alto voltaje. La noticia se impuso por su propio peso y las audiencias la amplificaron con su participación en la distribución, tributo, debate o intercambio de opiniones en las redes sociales sobre los personajes en cuestión. Reducir a la participación de las audiencias sólo al mero acto de votar o comentar una información, es subestimar el proceso informativo actual, donde hay una construcción de una agenda informativa, intuitiva, con una lógica diferente a la que estábamos acostumbrados a realizar en el proceso informativo de la era industrial, es decir secuencial y lineal (pautar, reportear, escribir, editar).

Hoy aquel proceso fue alterado en forma definitiva por los nuevos medios. Hoy se hace todo eso junto casi en un mismo proceso. Si esto es bueno o malo, si es o no un proceso periodístico es otra discusión. pero está ahí, desafiándonos cada día.

La red tiene una especie de «caos» intrínseco en su propia lógica de publicación y distribución de la información que por alguna razón, también intrínseca, se «organiza» sin que un «editor en jefe» la ordene o edite. Este proceso general de la red de redes, se aplica a la información puesta en el proceso periodístico de un medio digital. La lógica no es lineal, ni secuencial, ni predeterminada de la misma manera que lo es en los medios tradicionales. ¿Alguién dijo fácil?

En este contexto los medios impresos, además de la profundidad, del análisis, de la validación social y de cierta intermediación aún presente en estos días, tienen en el registro histórico y el reflejo de la sociedad una oportunidad para reconvertirse y aportar una mirada propia, original. Pasa el tiempo, mejora la tecnología y los lectores siguen esperando historias, información  y no tanto noticias. La historia del segundo día o incluso del tercer día se vuelven cada vez más relevantes e intentando, en algunos casos, reconstruir aquella definición de Arthur Miller para que los diarios vuelvan a ser parte de y adaptados a los tiempos: «una nación hablándose así misma».

En Argentina los diarios registraron la muerte de Sandro sin tanta filantropía. Con más realismo y gran acierto. Ya era noticia impuesta y en las redes sociales fluía con velocidad luz desde hacia horas y derramando pura admiración y dolor por la partida del ídolo.

: : Algunas portadas de un adíos

[+] ¿Qué más habría que agregar? // Las palabras estaban demás cuando la foto ya decía todo. Casi un poster tributo al ídolo. Impacto, mínimos recursos y originalidad.

Diario Crítica de la Argentina, edición impresa.


[+] No llores por mi Argentina // Una inusual y más que correcta portada del diario de mayor circulación del país. Dolor, llanto y amor, el mito cristalizado en la firmeza del papel.

Diario Clarín, edición impresa.


[+] Sentencia inapelable // Los diarios denominados populares y sus titulares contundentes muestran su linaje en estos casos. La mujer, su dolor y la portada del mismo periódico pero del día anterior en la mano. Doble espejo, doble reflejo.

Diario Popular, edición impresa.


ÍDOLO SIN FRONTERAS Y UNA MARCA ARGENTINA

Al tango, al dulce de leche, a la carne, a Maradona, al Che, a Evita, a los vinos se le suma, como marca, Sandro en un más que merecido lugar en el ideario argentino internacional. Esta vez el gitano para algunos medios internacionales puede pasar de ser un ídolo pop a ser el «Elvis» argentino. Toda analogía es buena para la construcción de un ídolo que es un sinónimo de Argentina en el mundo.

nytimes.com

baltimoresun.com


 

Una respuesta a “Historia registrada”

  1. Anónimo dice:

    Os adrezco el compartir con todos nosotros toda esta amena información. Con estos granitos de arena hacemos màs grande la montaña Internet. Enhorabuena por esta web.

    Saludos

Deja una respuesta

GM Blog