GM Blog

22 de febrero de 2019    Post #2346
Mira. Observa. Imagina. Muestra.

La disrupción en lo tecnológico comunicaciona, potencia al diseño como un proceso de creación cada vez más dinámico.

Autor de la imagen: Rodrigo Fino. Título: Descifrar

Un mundo cada vez más visual. Un mundo cada día mas vertiginoso. Un mundo con un caudal de información y datos en ascenso sin fin obliga a los diseñadores a entrenar la más poderosa y hermosa herramienta que tienen: la de poder explicar miles de palabras con una imagen. Desde que nacemos hemos aprendido y expuesto nuestros pensamientos usando imágenes. Hemos usado, desde muy niños, el dibujo como una forma de expresar nuestros sentimientos y la forma en cómo vemos o percibimos el mundo y casi siempre (y como debe ser) yendo más allá del límite que impone la línea negra que bordea a los dibujos en los libros para colorear. Mi amigo el físico alemán Albert Einstein, lo resumía de manera brillante: “Si no puedo dibujarlo es que no lo entiendo”. Y no es para menos. Nuestro cerebro, según investigaciones del MIT (Massachussets Institute of Technology), puede procesar imágenes completas en apenas 13 milésimas de segundo y la comprensión de una idea o concepto abstracto es en esencia visual. El diseño, en este contexto, corre con una ventaja comparativa importante a la hora de comunicar. 

La disrupción en lo tecnológico y en lo comunicacional, ha potenciado al diseño como un proceso de creación cada vez más dinámico, cada vez más multidisciplinario y que combina varias posibilidades de creaciones visuales. En ese proceso la observación de una necesidad puntual, la reflexión sobre cómo abordar la solución de mayor factibilidad y la creación de esa determinada solución son ineludibles a la hora de plasmar en la realidad el trabajo de diseño dónde éste, como uno de los componentes más importantes en la creación de valor de un producto, no puede estar reñido con la honestidad. 

La vorágine visual actual no puede hacernos perder de vista que así como existen las “noticias falsas” (fake news) también existen las imágenes falsas (fake visuals) y esto pone aún más en primer plano la importancia del diseño y de sus elementos en la narración de las historias visuales, sin perder de vista la amenaza de la tergiversación que puede provocar un mal uso de las imágenes potenciado por el atractivo visual del diseño. Mira. Observa. Imagina. Muestra, se honesto con las audiencias. 

Deja un comentario

GM Blog